Es esa época del año nuevamente, y la pregunta debe hacerse, ¿Qué la hace diferente? ¿Qué pasa con esta época que crea esa energía entre las personas que parece levantar el ánimo de todos y hace que las personas actúen un poco más amables, más como las personas que todos esperamos ser?

Si bien las respuestas a estas preguntas son numerosas, vale la pena considerar que, como pueblo, tenemos la capacidad de lograr un cambio profundo entre nosotros a través de simples actos de bondad. Los efectos de estos simples actos se difunden y con suficiente amabilidad, eventualmente, esa energía difícil de definir tan a menudo referida como espíritu navideño se convierte en una realidad.

La misión de Alegre tiene dentro de cada uno de sus objetivos específicos, el propósito subyacente de elevar y llevar felicidad al pueblo de la República Dominicana. De esa manera, el espíritu de esta temporada es uno que nos esforzamos por crear durante todo el año.

El 2020 ha sido un año particularmente difícil para la mayoría y aún más para aquellos que tenían muy poco para empezar. Hay muchas posibilidades de que el espíritu navideño sea más bajo de lo normal, especialmente para las comunidades desfavorecidas y, en particular, los niños de esas comunidades.

En un esfuerzo por preservar el espíritu de las fiestas, Alegre, en asociación con la fundación dominicana Cultura Viva, ha otorgado fondos para proporcionar juguetes y golosinas navideñas a 300 niños dominicanos huérfanos, abandonados y desfavorecidos esta temporada.

Con estos fondos, se visitarán orfanatos y centros juveniles y se entregarán personalmente canastas de regalo con juguetes, alimentos y golosinas a cada niño. Junto con la entrega de obsequios, las actividades y eventos festivos estarán en pleno apogeo para que todos los niños realmente disfruten esta época del año.